ARCHIVO MUNICIPAL DE TRUJILLO

EL ARCHIVO MUNICIPAL HISTÓRICO DE TRUJILLO

Tras la reconquista de la ciudad en 1232, comenzó a formarse el "arca del Concejo", donde se custodiaban celosamente los documentos que más interés tenían para la ciudad y su tierra. La preocupación por la conservación de los documentos era de tal importancia, que los Reyes Católicos ordenaron al concejo en 1491 que hiciese inventario de las escrituras y demás documentos y que esmeradamente se archivasen, prohibiendo que estuvieran en poder de personas privadas, aunque éstas fuesen de autoridad. Paralelamente el concejo de la ciudad realiza constantes inventarios, el primero conservado es de 1507, y periódicas revisiones de sus documentos, quedando registradas las entradas y salidas de las escrituras del arca del concejo en un libro creado al efecto en 1516. Todo esto unido a la incesante labor recopilatoria desarrollada para impedir la perdida o deterioro de los documentos conservados nos permite hoy contar con importantes obras como son el Libro Negro en el siglo XV, donde se copian la mayor parte de los documentos más antiguos que existían en el Archivo, y en el siglo XVI, el Tumbo Real y el Libro de las Provisiones.

La abundante y valiosa documentación conservada abarca desde 1256 hasta nuestros días y  está integrada por los siguientes fondos documentales:

- Documentación generada por el Ayuntamiento de Trujillo en su ocupación cotidiana de gobierno de la ciudad.

- Documentación emitida desde la Corona y otras instituciones del reino.

- Protocolos notariales. Conservados en el Archivo Municipal desde 1551.

- Legados de particulares.

Catálogos e Inventarios

En Enero de 1551 se comienza a realizar el primer catalogo que estará terminado en 1596, cuando la documentación se deposita en el Archivo que se construyó en la sala alta del Ayuntamiento de la ciudad. Su custodia estuvo en manos del corregidor de la ciudad, de un regidor y de un escribano que eran los responsables de las tres llaves y lo visitaban con la frecuencia que requerían los numerosos pleitos y negocios en que la ciudad estaba presente. Durante los siglos XVII y XVIII se realizaron diversas obras y mejoras en las dependencias que albergaban el Archivo, y también distintos inventarios.

El primero de ellos, Inventario de todos los papeles y escrituras de censo, ventas, privilegios y confirmaciones de ellos y otras que están en el Archivo de la Ciudad, que se hizo en cumplimiento del decreto del Ayuntamiento, por los señores don Jerónimo de Loaisa y Diego del Saz, regidores, estaba terminado el 5 de junio de 1628, y consta de 155 folios, de los que sólo se utilizaron 76.

En él se describen los documentos que van entrando en el Archivo, las escrituras, privilegios y demás documentos que están escritos en el Libro Colorado, y un inventario del Libro Negro. También se registran las distintas visitas realizadas por el corregidor para guardar diversos documentos.

Posteriormente, en 1693, se realiza el Libro inventario de los papeles que esta ciudad tiene en su Archivo. La tarea se encomendó a Juan Lobo, escribano del Ayuntamiento, siendo corregidor el señor don Sancho Francisco de Bullón, y comisario el señor don García Antonio de Alarcón y Orellana, regidor. En él se recoge la historia de los documentos que conserva.

Los avatares que sacudieron el país durante las primeras décadas del siglo XIX, apenas incidieron en su abundante patrimonio documental, lo cual es apreciable a través de los distintos inventarios que se realizan, así como por el rastro que deja la utilización de la documentación conservada por el propio Ayuntamiento. Entre el año 1800 y 1886 se realizan dos inventarios y dos índices de la documentación existente en el Archivo Municipal de Trujillo.

En 1888, el Archivo se trasladó con el propio Ayuntamiento al Palacio Municipal de la Alhóndiga, edificio de mediados del siglo XVI, que también se usó como casa de Comedias. En la actualidad se encuentra ubicado en el Palacio de Juan Pizarro y Aragón. Su depósito cuenta con una extensión de 836,90 metros lineales de estantería convencional.

Durante el siglo XX el archivero de la ciudad realizó una nueva catalogación de sus fondos, que ha quedado recogida en tres volúmenes. Éstos y otras revisiones de los catálogos existentes en el Archivo, que realizaron varios becarios de la Consejería de Educación y Cultura, de la Junta de Extremadura, se encuentran hoy a disposición de los usuarios.

Entre 1992 y 1995 doña Mª de los Ángeles Sánchez Rubio publicó tres volúmenes con la Documentación Medieval del Archivo, uno de los cuales está dedicado íntegramente a las Ordenanzas municipales de la ciudad. Actualmente la archivera municipal está realizando una nueva catalogación de la documentación del Archivo al haberse advertido numerosas confusiones en la clasificación de los documentos y en la distribución de los legajos. El primer catálogo realizado, que recoge la documentación de los siglos XIII al XVI, se publicó en 2007 bajo el patrocinio de don José Mª Pérez de Herrasti y Narváez.

Haz clic aquí para volver a la página de inicio